Drones + software: Aliados contra las enfermedades y plagas de la soja


El uso de drones como herramienta agrícola ya es una realidad en muchas granjas brasileñas, que utilizan estos vehículos aéreos no tripulados para mejorar la productividad en el campo.
 
Sin embargo, una nueva tecnología promete extender y mejorar aún más el uso de drones en el rendimiento de los cultivos. Es un software que, junto con el dron de monitoreo agrícola, puede detectar los lugares de mayor infestación de plagas y vegetación enferma en el cultivo agrícola, principalmente la soja.
 
Este proyecto ya se encuentra en fase de prueba y ha sido diseñado por las compañías Horus Aircraft y Basf, en asociación con EMBRAPII (Compañía Brasileña de Investigación e Innovación Industrial) y Sebrae.
Mayor velocidad de detección de plagas y enfermedades
 
En general, la lucha contra las malas hierbas y enfermedades en los cultivos de soja se basa en la verificación periódica de la siembra, con la posterior toma de decisiones. Sin embargo, en algunas ocasiones, las medidas de control terminan siendo adoptadas tarde.
 
El uso de drones, junto con un software específico, hace posible resolver este problema y brindar un mayor control a las plagas y enfermedades, como enfatizó Fabrício Hertz, CEO de Horus Aircraft.
 
“El dron es el equipo que captura las imágenes con alta resolución y mayor precisión geográfica. La plataforma es responsable, a través de algoritmos inteligentes, de proporcionar información e identificar áreas con puntos críticos e infestación de plagas y enfermedades”.
 
Hertz también explica cómo funciona esta tecnología:
 
“Los drones capturan una secuencia de imágenes georreferenciadas del plan de vuelo realizado en el software específico. Después del vuelo, el productor necesita procesar sus imágenes para que se conviertan en un mapa. Este procesamiento de imágenes se puede realizar en software o plataformas en línea, como Mappa Horus”.
 
En el software o la plataforma en línea, será posible cargar las imágenes, enviar y recibir los mapas, así como análisis agronómicos específicos de cultivos, como:
 
  • Conteo de individuos de cultivo;
  • Identificación de hileras y fallas de siembra;
  • Identificación de plagas, enfermedades y estrés;
  • Aplicación de índices de vegetación para el análisis de la salud de las plantaciones;
  • Mapas de aplicación de tasa variable; y
  • Exportación de archivos de forma. “Estos archivos de formas se pueden integrar con las marcas de tractores más grandes del mercado ", agrega.

Beneficios de drones y software para agricultores

La tecnología desarrollada por las compañías ya mencionadas permite al agricultor tener a su disposición algunos beneficios muy significativos, especialmente en comparación con los métodos tradicionales o incluso los satélites.

En este contexto, Hertz dice que usar drones para mapear cultivos trae ventajas:

  • Ahorro de tiempo y recursos;
  • Velocidad de la información;
  • Frecuencia de monitoreo;
  • Precisión de los datos;
  • Información confiable
  • Además de una mayor seguridad en el trabajo de campo.

Además, una vez que el problema se identifica correctamente, con su ubicación exacta, ya no será necesario usar herbicidas en áreas saludables.

Beneficios económicos de la tecnología

Además de los beneficios descritos anteriormente, la adopción de esta tecnología también puede generar beneficios económicos muy importantes.

Según los estudios, esta tecnología permitirá estimar las líneas de siembra y las fallas, e identificar las malezas, aumentando la productividad hasta en un 20%. La integración de los datos obtenidos de los drones con maquinaria agrícola para la aplicación de insumos puede ahorrar hasta un 50%.

En base a esto, el CEO de Horus Aircraft explica que esta tecnología genera ahorros tanto en el proceso de trabajo de campo como con los mapas generados con los drones.

“En el proceso de trabajo de campo habrá más agilidad, requiriendo solo un operador. Además, al saber qué puntos de cultivo están desarrollando más o menos, el agricultor podrá tomar medidas rápidas para optimizar la producción, con la consiguiente reducción de pérdidas”, dice Hertz.

En base a todo esto, se puede decir que el agricultor tendrá ganancias en la economía de insumos, reducción de pérdidas y una mayor productividad, lo que resultará en mayores ganancias al final de la temporada.

Finalmente, este tipo de tecnología está destinada a productores que desean ser más efectivos en el monitoreo de sus áreas, sin embargo, Hertz explica que los clientes potenciales son consultores agronómicos y proveedores de servicios.

“Estos profesionales usan esta tecnología para agregar valor a su cartera, lo que les permite proporcionar información más precisa y ágil al productor”, finaliza.